Del arte de superar retos. Dani Conca Quartet

Los retos superados son los que mejor sabor de boca dejan. Y no había mayor reto en el terreno del jazz que realizar un tributo a Miles Davis y a su Kind of blue, un álbum que cambió el rumbo de la historia de este género musical en 1959. Dani Conca Quartet arriesgó aventurándose a lidiar con esta obra maestra del jazz con un resultado que estuvo a la altura de las expectativas.

Dani Conca Quartet en el Café Concierto 16

Dani Conca Quartet en el Café Concierto 16

Kind of blue se define como uno de los mejores discos de la historia, la revista Rolling Stone lo situó en el nº 12 en el 2003. Con él, Miles Davis provocó esa evolución en el género inaugurando un jazz modal en el que la improvisación se realizaba con escalas sobre la base de un único acorde. Este tipo de jazz obligaba al intérprete a mostrar todos sus recursos ante la dificultad de la improvisación. Por esta razón, Kind of blue era también la unión de gigantes de este género musical: John Coltrane (tenor), Cannonball Adderley (alto), Bill Evans (piano), Paul Chambers (contrabajo) y Jimmy Cobb (batería). Y todos ellos subordinados a la trompeta de Miles Davis y a su nueva visión de esta música. Con ésta, el trompetista logró vender millones de discos y crear un lenguaje innovador que músicos de la talla de Pink Floyd han incorporado a sus composiciones, como señala el periodista musical Diego A. Manrique.

Dani Conca interpretando Kind of Blue

Dani Conca interpretando Kind of Blue

Ahí es nada. Equiparar la calidad musical de Kind of blue es prácticamente imposible con semejante historia a sus espaldas, un desafío del que Dani Conca Quartet salió bien parado pasando esta prueba satisfactoriamente. Aunque el grupo no contaba con la presencia de saxos, David González (piano), Andrés Lizón (contrabajo) Luis Castellanos (batería) y Dani Conca (trompeta) lograron crear esa atmósfera enigmática y sensual de Kind of Blue a través de los cinco temas que comprenden el álbum.

El cuarteto transmitió ese carácter íntimo e intrínseco a la personalidad de Davis bajo el ritmo discreto del contrabajo de Andrés Lizón y la batería de Luis Castellanos. Una genialidad mantener este equilibrio rítmico sin caer en el estruendo, que bajo la emoción de la interpretación se deja ir y se come al solista en algunas ocasiones. Sin embargo, suponía un placer observar a Lizón y a Castellanos sabiendo que conocían su lugar e imprimiendo el perfecto encuadre sonoro a la actuación. El piano de David González era elegancia y gusto, un Bill Evans imitado de manera sublime y ajustado al más puro toque de tecla. Una voz que se deslizaba y añadía color a la trompeta en su justa medida, como quien controla toda la tramoya, pero su rostro es desconocido.

La trompeta de Dani Conca adoptaba el papel más crucial. Tras el salto al vacío, podía haber caído en un abismo oscuro. No obstante, alcanzó su meta evocando la figura de uno de los músicos más significativos del jazz de todos los tiempos. Miles Davis renacía a través de su voz dorada que, aunque vergonzosa, avanzaba deshilachando esta obra de arte. Como el mismo Davis reflejó en este álbum, él no era virtuosismo. Ni Dizzy Gillespie, ni Arturo Sandoval. Davis  transformaba a través de su trompeta la oscuridad en luminosidad acuática. Un sonido recogido y con una melodía hecha poesía. De la misma manera, Conca consiguió plasmar ese carácter con una actuación marcada por el espíritu de Davis.

71778_10200510283377823_67962293_n

La fusión de ambas trompetas. Davis-Conca, Conca-Davis. Algunos dirían que esta afirmación es un sacrilegio, pero no estaban allí. El Café Concierto 16 fue esa noche un rincón de un club de jazz norteamericano. Las luces tenues completaron esta actuación en pro de una armonía perfecta. Los músicos de Dani Conca Quartet sorprendieron a un público que corroboró  a través de su aplauso que el Kind of blue había alzado su voz esa noche. Un privilegio ser testigo de esa música que sugería el dolor y el amor. Una música que encandila y seduce hasta lo más profundo. Una música que traspasa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Crónicas y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s